miércoles, 21 noviembre 2018
Buscar Aqui
Ciudad y Estado
(ej: Miami, FL)
Preparar al Niño para una Visita E-mail

 

La visita del niño al pediatra es necesaria y conveniente desde los primeros días de vida. Se va a convertir en una actividad usual y por momentos desagradable para el niño a causa de las manipulaciones, vacunas o dolores: mirarles la garganta, el oído o bajar la piel a los niños. Estas actuaciones, aunque no resulten tan dolorosas como ellos presienten, les asustan y atemorizan. Incluso algunos niños protestan igualmente cuando les cortan el pelo o les bañan. Es muy importante la actitud de confianza, tranquilidad y apoyo que ellos noten en los padres.


pediatrasNo nos cansaremos nunca de repetir sobre lo impropio de amenazar al niño con la visita al pediatra para conseguir que tome unas cucharadas más de comida o un trozo de bocadillo. La angustia y el miedo que se le crea en unas visitas que por otra parte van a ser imprescindibles no se justifican en ningún caso. Desde el momento en que el niño pueda comprendernos, que siempre es mucho antes de lo que nosotros pensamos, se le debe explicar la visita al médico con naturalidad, sin amenazar ni premiar, sin sobreproteger o recalcar que no le va a doler, puesto que todos los niños saben que cuando se les dice "esto no hace daño", es que hace en verdad.


No conviene mentirles, ellos aprenden enseguida cuando se les engaña y cuando no, bastará con hablarles con naturalidad sobre la necesidad de una vacuna o una exploración y evitar pronunciar las palabras mágicas de "pinchar" o "dolor". Se puede justificar la visita con la necesidad de curarse si está enfermo o de controlar su salud si está sano.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos